Ligeros y calmantes, los cuidados para pieles sensibles reparan y refuerzan delicadamente frente a las agresiones externas diarias. Con agentes nutritivos, dejan la piel suave y flexible, protegida de las rojeces y la sensación de incomodidad. ¡Enamórate de una crema antirritación con textura fina y sedosa!